Por muchos años abogados de divorcio en California han peleado ferozmente en la corte de familia para determinar exactamente la “fecha de separación” en el caso en que los esposos en proceso de divorcio continúan a vivir en la misma casa.

Pero ahora la legislatura del estado de California se ha finalmente pronunciado sobre el tema. Si el esposo y la esposa ambos pretenden obtener un divorcio, ya no duermen juntos y ya no mezclan su dinero como también su diversión, entonces ellos pueden ser legalmente declarados “separados”, aunque vivan bajo el mismo techo.

Reconociendo que la economía de California está débil y hay una consecuente escasez de vivienda como también la política pública de no dejar a alguno de los cónyuges sin hogar durante un divorcio… generalmente el esposo… el gobernador Jerry Brown ha aprobado la legislación DB 1255 la cual entrará en vigencia en Enero del 2017. Esto permitirá que las parejas sean consideradas legalmente “separadas” aún mientras habitan en la misma casa.

Bajo la ley previa de California el hecho de que la pareja todavía viva bajo el mismo techo era usualmente interpretado como una indicio de que la pareja no estaba legalmente “separada”.

Las sutilezas de lo que la pareja hizo o dejó de hacer mientras vivían bajo el mismo techo podrían alterar la decisión de la corte con respecto a su estado legal. Por ejemplo, el compartir tarjetas de crédito y cuentas bancarias, el dar y recibir regalos, como también el intercambio de notas de agradecimiento y tarjetas de saludos, también podrían ser aspectos determinantes.

El estado de una pareja en términos de compartir deudas podría también ser de gran importancia. Generalmente el estado matrimonial de la pareja determinará la naturaleza de las deudas en el momento en las que fueron adquiridas.

El estado de los hijos de la pareja también serán considerados.

Nosotros le damos la bienvenida a la nueva ley de California porque los hijos generalmente están mejor si ambos padres están presentes en la casa, salvo que la situación conlleve violencia o abuso o es totalmente insostenible de otras formas. El divorcio no es placentero para nadie, ya sea ni para los padres ni para los hijos.

Tal vez usted ha visto el filme de 1989 llamado “La Guerra de los Rose” en la que un abogado de divorcios interpretado por Danny DeVito, en una película también dirigida por Danny DeVito, en donde el recuerda y describe a su nuevo cliente, quien también piensa divorciarse de su esposa, la triste historia de el Sr. y la Sra. Rose, cuyo beligerante divorcio terminó muy mal. Al final, De Vito aconseja a su cliente a irse a su casa, llevar a su esposa a cenar a un buen restaurante, regresar a casa, cada uno en un dormitorio diferente, o pisos diferentes, y simplemente no discutir más, y como Rodney King muy ilustremente sugirió alguna vez “llévense bien”.

Y por cierto si usted aún piensa que el proceso de un divorcio es placentero, piénselo otra vez. Porque si usted piensa que puede tener una conversación privada con su abogado alrededor de la corte de familia entonces piénselo de nuevo. Podrían haber aparatos auditivos cerca de la entrada con varias entidades del gobierno escuchando su conversación. Un juez federal en el norte de California ha dictaminado que esta práctica aunque es inquietante “no es ilegal..” La corte federal ha dictaminado que las personas interceptadas no tomaron los pasos necesarios para asegurar su privacidad. Esto ahora obliga a las personas a hacer un barrido de audio antes de empezar una conversación.

La corte federal dictaminó que una conversación en un lugar público no provee a los involucrados con una expectativa de privacidad razonable. La corte piensa que igualmente alguna persona podría escuchar su conversación y reportarla al fiscal.

Sin embargo, algo que la corte federal ignoró es que si una persona ve a alguien escuchando la conversación, esta puede por lo menos tomar precauciones, tal vez moverse a otro lugar o bajar el volumen de la conversación.

Con un aparato grabadora o transmisor escondido, este tipo de protección es imposible.

Dejemos que las lecciones sean claras, tenga cuidado con lo que diga y dónde lo dice y desde Enero del 2017 usted puede vivir bajo el mismo techo con la persona de la que se está divorciando y aún poder ser considerado legalmente “separado” pero solo si no duermen juntos, no intercambian regalos en días festivos o tarjetas de saludos. Y en la corte, siempre tenga cuidado con lo que diga!

Tal vez en mejor consejo a una pareja divirtiéndose, para la casa y la corte es, TO DIGA NADA DE NADA!